Energías renovables: cómo se impulsan las economías locales con empleos verdes
A medida que los efectos del cambio climático se vuelven cada vez más evidentes, se presenta la necesidad urgente de pasar de las fuentes de energía tradicionales basadas en combustibles fósiles a alternativas sostenibles.
Julieta Pilatti
enero 5, 2024

Las energías renovables tienen su origen en recursos limpios, inagotables y se generan de manera natural. La energía hidráulica, solar o eólica brindan múltiples oportunidades de creación de empleo en la economía verde, impulsando la innovación en materia ambiental, desarrollo sustentable y crecimiento económico.

Esta es la conclusión principal del último informe Estado Global de las Energías Renovables, elaborado por la Red de Política de Energía Renovable para el Siglo XXI (REN21). El documento sostiene que el cambio hacia una economía basada en energías renovables tendrá un impacto positivo a gran escala. De hecho, el informe afirma que ayudará a reducir las emisiones contaminantes de los combustibles fósiles, haciendo frente al cambio climático y, además, será una gran oportunidad para crear puestos de trabajo.

Según (REN21) la energía renovable ha creado más de 12,7 millones de empleos en todo el mundo. Este dato destaca el lugar de los empleos verdes y la posibilidad de una transición justa.

Genneia y Going Energías son empresas que promueven  el uso de tecnologías limpias. Además, desarrollan obras de aprovechamiento integral de los recursos renovables, a través de parques eólicos de gran escala, centrales de generación térmica con biocombustibles y unidades térmicas convencionales. Concretamente, impulsan las economías locales con empleos verdes.

“Como agentes activos de cambio, continuaremos gestionando nuestros proyectos sobre pilares fundamentales: liderazgo en energías renovables, operación respetuosa del medioambiente y aporte a la lucha contra el cambio climático, construcción de valor para las comunidades, y desarrollo de su cadena de valor”, puntualiza Gustavo Castagnino, director de Asuntos Corporativos, Regulatorios y Sustentabilidad de Genneia.

En ese sentido, expresó que cada vez son más las compañías que están interesadas en poner el foco en temas medioambientales, sociales y de gobernanza, asumiendo el compromiso de cambiar su perfil energético.

Santiago Rizzotti es consultor en energía solar fotovoltaica y socio gerente en Going Energías. Destaca el avance que tuvieron las energías renovables en los últimos años. Y comenta que, junto a su equipo, buscan aplicar diferentes estrategias para seguir creciendo desde el centro del país.

“Las alianzas estratégicas con nuestros proveedores son indispensables; ya que junto con ellos podemos aplicar en nuestros proyectos, la última tecnología del mercado, en materia de energía solar. De esa manera, podemos trabajar en conjunto con diferentes cámaras del sector industrial para entender sus problemáticas en el uso de la energía y poder así, aplicar soluciones acordes a sus necesidades. Además, realizamos capacitaciones permanentes; nuestro equipo de técnicos es capacitado periódicamente, de ese modo, contamos con las habilidades necesarias para abordar cualquier desafío técnico que pueda surgir en nuestros proyectos. Tenemos conocimiento de las normativas y regulaciones vigentes en el país y en nuestra provincia; ya que trabajamos activamente con las empresas y organismos que regulan el uso de la energía en la provincia de Córdoba. De este modo, podemos asesorar a nuestros clientes, y llevar a cabo cualquier gestión necesaria para la aplicación de las normas”, manifiesta Rizzotti.

El sector de las energías verdes es uno de los que más está creciendo, según las Estadísticas de Capacidad Renovable 2023, publicadas por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). Desde allí, se confirma la tendencia a la baja de la generación de energía a partir de combustibles fósiles y se prevé que siga aumentando la oferta de puestos de trabajo en empresas vinculadas a energías renovables, sobre todo en los subsectores de la energía eólica y la solar fotovoltaica.

Sobre los próximos proyectos, Castagnino dice: “Tenemos muchos desafíos, pero confiamos en que las energías renovables son el camino a seguir y aún tienen mucho para seguir creciendo. Próximamente, entrará en operación el Parque Eólico La Elbita, que estará ubicado aproximadamente 42 km al sur de la ciudad de Tandil y contará con 162MW de potencia instalada, generando 705.000 MWh de energía renovable y evitará la emisión de 352.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. Además, tendrá un punto de interconexión al SADI; será la Estación Transformadora Numancia que permitirá evacuar la energía generada por el parque a la red. Además, contaremos con la entrada en operación del Parque Solar Tocota III, ubicado en un terreno de 300 hectáreas, a 65 km al norte de Calingasta, San Juan. Con la puesta en marcha de este proyecto, la empresa contará, en dicha provincia, con más de 220 MW de potencia operados por la compañía con inversiones que superarán 200 millones de dólares”.

La economía circular que debe promover el sector de las renovables

El uso de fuentes renovables crece día a día en todo el planeta, por ese motivo, existe la necesidad imperiosa de reciclar paneles solares al igual que los materiales que terminan su vida en la fuente eólica. Esto también se conecta a la economía circular, creando a su vez nuevas oportunidades de negocio y empleo en el sector del reciclaje.

De acuerdo con Santiago Rizzotti Socio Gerente en Going Energías: “La economía circular es el futuro, al igual que las energías renovables. Por ese motivo, en nuestro rubro, los paneles solares fotovoltaicos tienen muchísimos componentes que son reciclables”.

Y agrega: “En muchas oportunidades pensamos en reciclar paneles solares, ya que la economía circular es el futuro, al igual que las energías renovables. En nuestro rubro, los paneles solares fotovoltaicos tienen muchísimos componentes que son reciclables, por ejemplo: Aluminio, Cables, Metales, plásticos, Vidrio, Silicio, Cadmio (CdTe), Cobre; entre otros. Esperamos ver próximamente en nuestra región, más empresas y/o organismos con los cuales podamos trabajar para reinsertar en el mercado los residuos generados de los paneles solares, cuando estos cumplen su vida útil”, expresa.

De acuerdo con Gustavo Castagnino, actualmente Genneia se encuentra trabajando en la implementación de la reinserción de residuos de paneles solares en mobiliario urbano a través de un taller de economía circular. Al mismo tiempo, junto con la subcomisión de medio ambiente de la CEA (Cámara Eólica Argentina), que nuclea las principales empresas del sector energético, se están analizando distintos proyectos destinados a colaborar con el reciclaje de materiales eólicos, para continuar impulsando iniciativas que colaboren con el cambio climático”.

Castagnino afirma que los desafíos respecto de la crisis climática son enormes y sin el aporte de las energías limpias esa lucha por un nuevo paradigma sería imposible: “Desde Genneia, en conjunto con la Fundación Llená una Botella de Amor, realizamos una acción, donde almacenamos plástico de un solo uso y entregamos las botellas a Cáritas, para su reciclaje y uso como insumo para elaborar mobiliario de madera plástica. Al mismo tiempo, en Bahía Blanca tenemos el programa de compostaje de residuos orgánicos y, a su vez, en Trelew contamos con un convenio con la Cooperativa Nueva Esperanza para donar los materiales reciclables de los cuatro parques eólicos. Por último, en la central térmica de Bragado continuamos con el reciclaje de los materiales descartables no contaminantes, los cuales una vez triturados se entregan a la planta recicladora ECOBRAG donde se utilizan para fabricar ladrillos”, concluye.