NANUM Mujeres Conectadas: 129 comunidades del Gran Chaco Americano ya tienen conectividad
NANUM Mujeres Conectadas es un grupo de mujeres rurales del Gran Chaco que lidera la innovación tecnológica para la adaptación al cambio climático.
Florencia Tuchin
octubre 19, 2023

NANUM Mujeres Conectadas es un grupo de mujeres rurales del Gran Chaco que lidera la innovación tecnológica para la adaptación al cambio climático; en el caso de Argentina, facilitando el acceso a la conectividad domiciliaria; en Bolivia y Paraguay logrando la conectividad comunitaria.

“NANUM es parte de una estrategia de desarrollo de la región del Gran Chaco para resolver un problema estructural de pobreza y aislamiento caracterizado por un alto costo de logística para el productor, al trasladar sus productos para su comercialización y al acceso a asistencia técnica en lugares donde no había ni siquiera luz eléctrica”, señala Fabiana Menna de Fundación Gran Chaco y gerenta país de NANUM Argentina.

Son 129 comunidades del Gran Chaco Americano que hoy están conectadas y pueden acceder a este servicio a través de 46 centros de conectividad administrados por organizaciones de mujeres productoras del Gran Chaco, indígenas, criollas y campesinas.

“NANUM nos beneficia a nosotras las mujeres para ver la experiencia de los huertos de otros proyectos, de tejidos o champú que elaboramos en la comunidad. Nos va a favorecer bastante”, dice mirando a las cámaras Reyna Cuellar de la comunidad de Tahiguaty que se encuentra a más de 20 Km de Villa Montes, localidad ubicada en el chaco boliviano. El centro beneficiará a más de 300 personas de esta localidad.

Contar con computadoras conectadas a internet en un ambiente propio era algo impensado para las comunidades rurales y aisladas del Gran Chaco americano. En la actualidad, más de 107 mil personas de la región pueden acceder a internet y a las innumerables posibilidades de acceso a formación y capacitación, alertas tempranas con información climática como a innovar con estrategias de ventas y educación financiera entre otros beneficios.

“Los Centros NANUM al mando de las organizaciones de mujeres rurales del Gran Chaco han hecho factible que ellas empiecen a utilizar el internet como una herramienta de trabajo, al vender sus productos, buscar formas de adaptación al cambio climático y transformar su arte nativo en arte digital”, señala Marcela Zamora, responsable de Chaco de la fundación NATIVA y Gerenta País NANUM Bolivia.

El aislamiento en el que viven las comunidades rurales del Gran Chaco provoca la dificultad de acceso a la conectividad por los altos costos de inversión. Las organizaciones sociales tienen bajo acceso a la información, recursos y mercado por lo que sus sistemas productivos presentan bajas innovaciones. Hoy NANUM promueve el rol de las mujeres como agentes de cambio en el acceso a soluciones mediante la conectividad rural y la innovación que se aplica al desarrollo organizacional y productivo.

“Aproximadamente el 90% de las personas que accedieron a un centro NANUM, por primera vez tuvieron acceso a una computadora, una Tablet o un dispositivo digital, por lo que era importante acompañar ese proceso de desarrollo de habilidades para que las mujeres se apropien estratégicamente de ellas, o sea, que se incorporen a su vida cotidiana y sirva para gestionar sus emprendimientos productivos, generar desarrollo y crecimiento económico”, comenta Florencia Iacopetti, coordinadora General del NANUM y gerente programática de AVINA.

Actualmente más de 500 mujeres entre ellas indígenas, criollas y campesinas del Gran Chaco están capacitadas en administración y gestión de empresas. “Las mujeres indígenas nunca estaban al frente de una computadora, gracias a las capacitaciones logramos de crear una página y conformamos una asociación de mujeres artesanas que está integrada solo por mujeres”, dice Jessica Sossa, presidenta de la Asociación de Mujeres Artesanas Laqatalayoqten y Secretaria de COMAR desde Campo del Cielo, Formosa Argentina.

NANUM es el resultado del esfuerzo conjunto de más de cuarenta organizaciones del Gran Chaco Americano y para lograr la conectividad de todas las comunidades es esencial que las comunidades estén presentes en el proceso de conectividad, así como los gobiernos, las ONG y todos los actores.

“NANUM es un modelo de conectividad con sentido, no es solamente bajar el acceso de internet a un punto, nosotros fundamentalmente nos basamos en organizaciones de base que tienen ya una trayectoria y una fuerte impronta organizativa, sin ese componente de organización de base consolidado es difícil de hablar de un modelo, ese es piso necesario”, afirma Mariana Franco, Coordinadora de Proyecto de SUNU y Gerenta país de NANUM Paraguay.

A través de NANUM las mujeres chaqueñas buscan y se forman para generar soluciones innovadoras, reducir la situación de aislamiento de sus comunidades fortaleciendo su capacidades y organizaciones, aumentado sus ingresos promoviendo innovaciones disruptivas para la adaptación y resiliencia al cambio climático.

“NANUM va a favorecer que las mujeres se independicen, sean autónomas en sus comunidades, en sus lineamientos políticos como indígenas y la incidencia que hagan, en este caso, del pueblo Qom. Cuando nosotras empezamos a hablar el guaraní y el español dijimos: ¿Cómo no vamos a acceder a una tecnología? Ahí empezamos a idearnos, pero había gente que nos decía que no íbamos a poder, entonces nosotros dijimos: sí podemos”, dice Bernarda Peso, líder indígena de la comunidad QOM en Santa Rosa.

La Iniciativa NANUM Mujeres Conectadas, es un proyecto trinacional (Argentina, Bolivia y Paraguay) co-financiado por el BID Lab, el Laboratorio de Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo, implementado por la Fundación Avina, en alianza con la Fundación Gran Chaco en Argentina, Grupo Sunu en Paraguay y NATIVA en Bolivia bajo el respaldo de Redes Chaco y el Colectivo de Mujeres que propone facilitar el acceso a la conectividad de 5000 mujeres en 40 comunidades rurales aisladas del Gran Chaco Americano para el fortalecimiento de sus organizaciones, la adaptación al cambio climático y el escalamiento de la innovación en la región.